sábado, julio 22, 2006

SOL DE LOS INCAS

La esperada salida del Sol en Tres Cruces

El sol emergió de la bruma como una moneda de oro de un tazón de leche. Habíamos soportado el frío polar de Tres Cruces desde las 4:30 de la madrugada para gozar de este instante: la salida de sol más impresionante del mundo. Y es que desde este empinado punto de los andes se puede mirar sin barreras la llanura amazónica cubierta por un colchón de vapor, de tal manera que la aparición del astro rey suele estar acompañada de alucinantes efectos visuales provocados por la humedad en lontananza.

Algunos dicen que el sol sale bailando, otros que aparece triplicado, otros que emerge como un hongo atómico y también que el cielo se tiñe de los siete colores de la bandera cusqueña. Pero, así como algunos quedan maravillados por el espectáculo, otros avistadores de amaneceres suelen llevarse enormes fiascos cuando la neblina cierra la cortina del horizonte. Felizmente la suerte nos sonrió: las estrellas relucían limpias desde la madrugada y pudimos ver la redonda combustión solar en medio de un remolino de lava junto a cerca de mil personas cuyos vehículos habían convertido la dorada pampa de ichu en una playa de estacionamiento en medio de la nada.

Ahí estaban, aplaudiendo el prodigio, imitando el cocoroco del gallo, accionando sus cámaras fotográficas, envueltos en frazadas, viajeros llegados de medio mundo. Una multitud convocada en un inquietante culto panteísta. Pero no todos se declaraban satisfechos. Algunos juraban que habían asistido a amaneceres más deslumbrantes en Tres Cruces. Que este apenas había rozado lo mágico. Que había sido una mañana más en sus vidas. Que en verano las condiciones climáticas favorecen la nitidez de la aurora.

Nosotros -que nos frotábamos las congeladas manos con afán- estábamos satisfechos. Tres Cruces, a cinco horas del Cusco, y a solo dos de Paucartambo (a donde habíamos ido para ver la fiesta más colorida del Perú), es uno de esos lugares que uno mantiene en su lista secreta de rincones remotos por visitar y a los que se accede por azar más que por voluntad.

El sol apareció para nosotros limpio y sin pompa, como una alegoría de que lo simple también es celestial.

Aquí uno puede adivinar la emoción de los primeros cultos andinos. Y aquí queda demostrado que el Perú, sin océano oriental y gracias a un estratégico punto ubicado en una cornisa suspendida sobre la selva, también es la tierra del sol naciente.





9 comentarios:

freddy cardenas dijo...

q expectaculares fotos,sr miranda, y su relato nuevamente me deja concentrado.....es en el cusco, nunca he hido por alla, espero hacerlo alguna vez,solo he hido a ayacucho y cerro de pasco porq mis padres son de alla, pero como a ud no dejan de sorprenderm, los maravillosos paisajes q salen a nuestro encuentro.ah tambien conozco el callejon de huaylas....ahora me despido, animandolo a q siga publicando mas informacion en su blog...hasta pronto

ROx dijo...

Ya pues Luis, escribe algo. Escribe, escribe, escribe, escribe.

ROx dijo...

Escribe algo, Luis Miranda. Mira que no es facil encontrar buenos textos en el Internet. Saludos.

Le_K-ta_dour dijo...

Yo visité Cuzco cuando tenía 9 años, mi padre trabajaba en Juliaca y pasé dos veranos paseándome por todo el sur.
Aparte que, después del 2003 cuando Cienciano alzara la Copa Sudamericana, me prometí a mí mismo a ver algún partido desde el Garcilazo,
siempre había quedado latente la idea de regresar a la ciudad imperial.
No tenía conocimiento del amanecer en Tres Cruces. Así que apuntaré dicho sitio en mi agenda para cuando el destino me lleve otra vez por allá.

Anónimo dijo...

Las fotos son espectaculares..pero tendrian ke ver lo ke realmente es LA SALIDA DEL SOL ....yo estuve alli y creanme cualquier adjetivo
que le pongan nunca llegara a describir lo que mis ojos vieron
..una maravilla de la naturaleza
y esta en el Peru..tan cerca..

lino dijo...

hola y saludos desde el Cusco, para felicitarte por los reportajes entretenidos que presentas , recuerdo mucho el reportaje que hiciste en Paucartambo, sin duda fue genial.
Estoy intrigado por leer tu libro deseo adquirir un ejemplar original pero no encuentro en las librerias ( hay pocas librerias por aqui) si tuvieras algún mecanismo para adquirirlo te suplico me hicieras saber.
hasta pronto

Luis Miranda dijo...

Voy a ir al Cusco en una semana. Te puedo llevar un libro pero confírma tu interés escribiendo a tarareo@hotmail.com

leo dijo...

hola luis miranda cada domingo espero un reportaje tuyo sabes eres un cholo power la verdad te felicitopor esos reportajes tan maravillosos que haces no te molesta mi opcion eres muy guapo cuidate un abrazo muy fuerte pero de osa perdon de oso

Luis Miranda dijo...

Hola, Leo, muchas gracias por tu cariñoso comentario.